viernes, 9 de diciembre de 2016

Ana y Mia no quieren ser princesas. La cara oculta de los trastornos alimentarios.

Hace mucho que no escribo y creo que hoy la ocasión lo requiere.
Intentaré actualizar más porque este blog sé que ayuda a muchas personas.

Hoy vengo a recomendaros un libro que a pacientes, familiares y amigos vendría muy bien para leer. También para personas que han pasado por un trastorno alimenticio y profesionales.


Se trata del libro "Ana y Mia no quieren ser princesas. La cara oculta de los trastornos alimentarios", es de Irene Alonso Vaquerizo. El libro consta de tres partes a parte de prólogo, introducción y anexo.

El prólogo está escrito por el Doctor Gonzalo Morandé Lavín, fue director del Hospital Niño Jesús de Madrid de 1992 a 2014.

Las tres partes de las que trata el libro:

-La primera parte es de 6 historias reales.
-La segunda parte trata de comprender el problema y su desarrollo.
-La tercera parte es una guía para familiares y amigos ante una sospecha y cuando ya no es una sospecha.

En el anexo podéis encontrar algunas de las asociaciones de cada comunidad autónoma (no están todas).

¿Por qué recomiendo este libro? Para ver la otra cara de los trastornos alimenticios, para darse cuenta y entender que a parte de la anorexia y la bulimia hay otros trastornos alimentarios menos comunes pero los hay. También recomiendo este libro para frenar a tiempo un trastorno alimenticio porque esto se nos está yendo de las manos, demasiados pacientes y pocos profesionales para tantos.

¿Cómo he conseguido el libro? Quiero estudiar Psicología y especializarme en Psicología Clínica, por lo que me gustan los libros sobre psicología, y este me llamó la atención bastante.

Algunas características del libro:

-Este libro es de la editorial Meridiano.
-Su primera edición fue en octubre de 2016.
-Y tiene 306 páginas.

¿Dónde se puede conseguir? Estoy segura que en cualquier librería, yo lo adquirí en El Corte Inglés.

Espero que os sirva de ayuda esta entrada. Os dejo el enlace de la editorial dónde habla del libro para que podáis consultarlo, dentro de dicho enlace hay una entrevista a la autora del libro, os recomiendo también que la veáis.
http://www.meridianoeditorial.es/libro/ana-y-mia-no-quieren-ser-princesas







¡Nos vemos pronto por aquí!
Stay Strong. ¡Un abrazo!

domingo, 6 de noviembre de 2016

Queja ante las tallas de las tiendas. ¡Que las tallas sean acorde al numerito y que no nos mientan más!

¡Buenas tardes una vez más aunque haya pasado un largo tiempo!
Llevo casi dos meses sin escribir por unas cosas o por otras pero lo que me sucedió ayer es para contarlo. No sé dónde quejarme o dónde denunciarlo pero quiero compartirlo con vosotros.

Ayer mañana antes de irme de compras a la Nueva Condomina pasé por la Gran Vía, y a la altura de Breeze una mujer dijo "la ropa de Stradivarius es para anoréxicas", y quiero responder a dicho comentario. La ropa de Stradivarius no es para anoréxicas, es para cuerpos muy delgados o inexistentes ya que la anorexia se puede dar en una chica delgada o rellenita. Y quiero añadir que Stradivarius tiene tallas muy pequeñas, y si esto llega a algún sitio me gustaría decir que hicieran tallas acordes a la realidad, una 42 sea una 42 y no una 34-36, cada vez voy menos a Stradivarius porque me indignan las tallas. Yo no soy una chica delgada pero lo he sido, y he sufrido anorexia, y ahora me indigna cualquier tienda, solamente me puedo comprar pantalones en Primark, y con suerte en alguna otra tienda pero rara vez. Tengo unos pantalones de Stradivarius de la talla 42 con la etiqueta puesta, ¿por qué? Porque no cierran del todo, y ahí están en el armario. También vengo a quejarme de tiendas como Inside, tengo un pantalón corto de la 42 que eso no es una 42, es una 32 o como mucho una 34, ahí está, en el armario con la etiqueta puesta. Veo pantalones de mi hermana y míos (de la misma talla) aunque ella es más delgada que yo, ¿y qué pasa? No son iguales y mira que son de la misma talla y de la misma tienda pero pantalones diferentes, ¿esto por qué? Me repatea ver como cada vez hay más trastornos alimenticios y uno de los motivos principales es esto, las tallas irreales.
También pienso que a nadie le importa tu talla por lo que en Primark no tendrían por qué poner las pegatinas con la talla, pienso que es algo personal.
Y ahora después de todo, ¿a quién me tengo que quejar? ¿A Inditex, al gobierno o a mí por no ser delgada?
Por favor, haced tallas reales y dejad de provocar trastornos alimenticios, obsesiones o comeduras de cabeza, hace mucho daño.
El vaquero último es de 2012, una 42 en breshka, el rosita es de 2015, una 44 en Primark, y el blanco es de 2014, una 42 de Inside. ¿Cómo es normal que una 42 me esté grande, otra pequeña y una 44 me esté bien?

 

Prometo que volveré pronto y escribiré entradas para ayudaros, sí necesitáis algo podéis habladme al correo a través del formulario que os contestaré lo antes posible.
Stay Strong. De todo se sale.
¡Un abrazo!

jueves, 15 de septiembre de 2016

Hoy toca hablar de qué hacer y no hacer ante una situación de acoso y cyberacoso.

¡Hola a todos!
Llevo unos días viendo vídeos de acoso escolar, y como yo fui víctima de acoso escolar y cyberacoso me he decidio a hacer esta entrada para que desde mi experiencia poder deciros qué hacer o no hacer en esos casos. 
Si yo volviese a pasar por eso me lo aplicaría, no volvería a callar durante años ese sufrimiento, ese infierno, porque para mí fue un infierno.

Qué NO hacer ante esta situación:
-Callarte las cosas.
No te calles lo que ocurre, pide ayuda desde un primer momento, todo se puede ir agravando y puede que sea más complicado a la larga solucionarse. Habla con un profesor, un adulto, tus padres, algún familiar, pero cuéntalo.
-Mostrar miedo.
Es inevitable, pero no muestres miedo a tus agresores, se crecerán y todo se agravará.

Qué hacer ante esta situación:
-Contar lo que ocurre desde un primer momento.
-Mantener la calma.
 -Defiéndete -algo de lo que yo me arrepiento, solamente me defendí dos veces de miles-.
Yo pasé cinco años de acoso escolar, uno de ellos también fue cyberacoso, me lo callé, no conté nada e incluso me negué a que les pasase algo a mis agresores, pero llegó un punto que alguien se lo contó a mis padres, y mis padres pusieron cartas en el asunto, me cabreé con mis padres porque no habían consultado conmigo, pero a día de hoy les agradezco lo que hicieron. Poco a poco las cosas se calmaron, días antes de empezar el siguiente curso les dije que quería cambiarme de instituto, me apoyaron, comencé una nueva etapa, y tardé en superarlo, tengo consecuencias a día de hoy pero no me arrepiento de haber recibido ayuda, ahora pienso que podía haberla recibido antes, podía haber acabado antes con ese calvario, así que sí estáis en una situación así o presenciáis alguna contarlo, no tengáis miedo, os van a ayudar y os vais a recuperar de eso. Vuestra vida vale más que unos acosadores que no tienen algo mejor que hacer. No os rindáis. Debemos acabar con el acoso escolar de una vez, nadie se lo merece.

Y aquí me despido, no es una entrada larga, tampoco con mucha información pero espero que algo ayude. La próxima entrada será del daño que puedes dejar a tu alrededor si te suicidas, y qué hacer antes de intentarlo, cómo impedirlo.

De todo se sale. Stay Strong.
¡Hasta pronto!

martes, 13 de septiembre de 2016

¡Vuelta a la rutina!

¡Buenas tardes! 
Quiero pediros disculpas por haber estado dos meses sin actualizar el blog, entre que era verano y problemas personales no he podido y cuando he podido he preferido que no hasta no medio solucionar esos problemas personales. Y como esto no viene al caso, os pido disculpas y volveré a actualizar más a menudo.

Todo se consigue, mántente fuerte. 

jueves, 14 de julio de 2016

Estar curada no significa no poder recaer.

Estar curada no significa no poder recaer.

Llevo 4 años luchando contra la anorexia, hace un año y medio comencé a mejorar muchísimo, hasta el punto de casi darme el alta, pero tengo mis días, días que me veo bien, días que no, días que por lo más mínimo puedo volver a las andadas -pero no vuelvo- o días en los que me como el mundo. Que me recupere no significa que todo sea de color rosa, no, porque detrás de un trastorno alimenticio hay mucho, muchas consecuencias, mucho camino recorrido, vidas truncadas, familias destrozadas, luchas constantes...
Sé que por muy recuperada que esté tendré que estar alerta a cualquier posible recaída.
Llevo dos años queriendo estudiar Psicología y especializarme en trastornos alimenticios. Quiero ayudar y transmitir a otras personas lo que es esto, no es ni un juego ni unas vacaciones, es mucho más que eso, tramos muy difíciles y dolorosos.
Pienso que debería haber más información al alcance de los niños, jóvenes, adultos... Porque caer en esta enfermedad es un infierno.
Sí, es una enfermedad mental, pero daña no sólo a la mente, también al físico, al interior, a nuestra forma de ver las cosas (distorsiones)...
Cuando yo caí en esto, no era tan conocido como ahora, pero es que ahora, por desgracia, hay muchas personas enfermas, algunas la enfermedad les gana, otras como yo consiguen combatirla y no ganarles al 100% pero si dejarlas a un margen por el resto de la vida o por temporadas. Cada vez más gente que conozco le pasa algo relacionado. Esto está desbordado, hay que poner una solución a esto, no se puede permitir que más personas caigan en este desastroso infierno, te destroza la vida, te la cambia, y te roba tiempos muy bonitos que nos vas a recuperar.
Lo único bueno que me puedo llevar de esto es lo mucho que he aprendido, me ha hecho ver el cuerpo, la mente, la vida... de otra manera, pero no por ello me alegro de haber vivido con ello, porque como he dicho antes, pasar por esto es un infierno.
Esta dichosa enfermedad no merece ganar ninguna batalla a nadie.
Espero que haya más información sobre esto, porque esto no puede seguir así.

                                                                                                                                                   Beatriz.

jueves, 7 de julio de 2016

Agradecimientos.

¡Buenas tardes-noches! Llevo muchísimo tiempo sin escribir y pido disculpas por ello, entre exámenes, fiestas, problemillas... y bueno, antes de nada...
Sobre que he tenido problemillas... Toda persona tiene problemas a lo largo de su vida y alguien que ha pasado por un TCA, está saliendo de él o sigue luchando tenemos problemas, cuando te curas no es todo un mundo de rosas, no, tenemos problemas como todos.

Antes de empezar, quiero decir que querer publicar un libro sobre esto sigue en mi mente y espero conseguirlo, aunque también es cierto que ya he empezado a escribirlo. Me encantaría que llegase a muchísimas personas y que les ayude.

Comienzo...
Hoy no tengo una entrada planeada pero por una red social (Ask.fm) me pidieron que hiciese una entrada con cada persona de las que han estado y siguen estando a mi lado tras pasar por este trastorno alimenticio [que quiero decir que yo sigo en tratamiento pero estoy en proceso de alta]. 
Quiero decir que solamente de los profesionales que me han tratado (sus nombres completos están en internet) pondré el nombre completo, del resto pondré el nombre sólo por la privacidad de ellos. Espero no dejarme a nadie.


A Noemí, quiero agradecerle haber estado desde el principio, ya nos conocíamos de antes y cuando caí enferma estuvo ahí, vio todo mi proceso, desde empeorar hasta el extremo como hasta mejorar hasta el otro extremo. Es alguien que cuando la he necesitado en estos momentos ha estado, y me lo ha demostrado muy bien, demasiado bien. No nos podemos ver todos los días por tema que está estudiando fuera pero las pocas veces que puedo verla me da muchas fuerzas. Con ella no sólo he pasado momentos malos -que es lo importante, que si te quieren estén en los buenos pero sobretodo en los malos-, también he pasado momentos muy buenos como cumplir nuestro sueño a 400 KM de nuestras casas. No todo en nuestra amistad ha sido de color rosa, pero siempre que la he necesitado ha estado ahí, y es algo que no sólo ahora la voy agradecer, sino siempre se lo voy agradecer, ha formado parte de mi recuperación y de salvarme la vida. 

A  Ana Beatriz G. P., eres mi última psicóloga de los dos últimos años, es una fecha que no se me va a olvidar nunca, aquel 9 de abril de 2014. Me has ayudado muchísimo, eres una de las personas que me ha ayudado a abrir los ojos, me has enseñado mucho como "Para curarse lo físico hay que tratar lo psicológico" y viceversa. Ha sido duro el proceso pero con ayuda se ve la luz del final del túnel.

A mis padres y mi hermana, que se han llevado la peor parte...
A María H. G., mi última psiquiatra, María Z. C., mi última nutricionista, y a todo Afectamur.

A mi última ex-pareja, porque cuando lo he necesitado ha estado, me ha apoyado en todo momento, no ha estado desde el principio pero desde que ha estado nunca me ha dejado sola en esos momentos, le debo agradecer todo, me faltaría vida para agradecerle.

Hay una persona, pongamosle A -su inicial- que ha estado ahí pero ya no permanece, pero le dije en su día que sí me tocaba hacer esto la pondría, y aquí está. Me ha ayudado mucho, enseñado mucho, dicho muchas cosas, como "Yo te prefiero así y sana, que delgada y enferma", "Las mejores fragancias vienen en frasco pequeño.", frases que nunca olvidaré aunque hayamos perdido el contacto, ella tomó su vida, yo tomé la mía, y el tiempo que me ayudó se lo agradezco.

Muchas personas de las redes sociales que también me han ayudado, y se lo agradezco muchísimo, como Cris, Julia P., Laura, Julia2, María's, y miles de personas más en estos cuatro años. 

Otra mucha gente que alguna sigue estando, otra se marchó, pero a todas se lo agradezco por lo poco o mucho que hicieron por mí.


Siento tardar tanto en actualizar, intentaré volver a actualizar pronto.
Stay Strong.
    

[Actualizado el 20/05/2018].