jueves, 14 de julio de 2016

Estar curada no significa no poder recaer.

Estar curada no significa no poder recaer.

Llevo 4 años luchando contra la anorexia, hace un año y medio comencé a mejorar muchísimo, hasta el punto de casi darme el alta, pero tengo mis días, días que me veo bien, días que no, días que por lo más mínimo puedo volver a las andadas -pero no vuelvo- o días en los que me como el mundo. Que me recupere no significa que todo sea de color rosa, no, porque detrás de un trastorno alimenticio hay mucho, muchas consecuencias, mucho camino recorrido, vidas truncadas, familias destrozadas, luchas constantes...
Sé que por muy recuperada que esté tendré que estar alerta a cualquier posible recaída.
Llevo dos años queriendo estudiar Psicología y especializarme en trastornos alimenticios. Quiero ayudar y transmitir a otras personas lo que es esto, no es ni un juego ni unas vacaciones, es mucho más que eso, tramos muy difíciles y dolorosos.
Pienso que debería haber más información al alcance de los niños, jóvenes, adultos... Porque caer en esta enfermedad es un infierno.
Sí, es una enfermedad mental, pero daña no sólo a la mente, también al físico, al interior, a nuestra forma de ver las cosas (distorsiones)...
Cuando yo caí en esto, no era tan conocido como ahora, pero es que ahora, por desgracia, hay muchas personas enfermas, algunas la enfermedad les gana, otras como yo consiguen combatirla y no ganarles al 100% pero si dejarlas a un margen por el resto de la vida o por temporadas. Cada vez más gente que conozco le pasa algo relacionado. Esto está desbordado, hay que poner una solución a esto, no se puede permitir que más personas caigan en este desastroso infierno, te destroza la vida, te la cambia, y te roba tiempos muy bonitos que nos vas a recuperar.
Lo único bueno que me puedo llevar de esto es lo mucho que he aprendido, me ha hecho ver el cuerpo, la mente, la vida... de otra manera, pero no por ello me alegro de haber vivido con ello, porque como he dicho antes, pasar por esto es un infierno.
Esta dichosa enfermedad no merece ganar ninguna batalla a nadie.
Espero que haya más información sobre esto, porque esto no puede seguir así.

                                                                                                                                                   Beatriz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario