viernes, 6 de febrero de 2015

Mi historia. Parte 3.

Los primeros meses que estuve yendo a la nutricionista no me servía, pero no me servía porque ella no pusiese de su parte, al contrario, yo no me daba cuenta y no ponía de mi parte, pensaba que la comida engordaba, y al cabo de meses me di cuenta que no.
A principios de junio tenía revisión con la psiquiatra, y me aumentó la medicación de la depresión, la de dormir me la dejó igual. Yo en ese momento no veía cambios, no veía nada, la única ilusión que tenía era que iba a cumplir mi sueño el 10 de julio de 2014 por haber aprobado todas y porque mis padres hicieron la excepción del otro compromiso, el comer, y no lo cumplí…
Seguía yendo cada semana a la psicóloga, poco a poco me ayudaba, ella me decía que ponía de mi parte, y eso en parte me motivaba a seguir intentándolo pero también me decía que si mejoraba psicológicamente y no en la comida no estábamos haciendo mucho. Llegamos a firmar un compromiso, ya que mi estómago no podía ingerir  5 comidas, firmamos que haría 3. Lo intenté pero no podía. Pasé un verano de recaídas y recaídas pero salí a flote, y al cabo de los últimos 4 meses de 2014 fui comiendo un poco más hasta que conseguí hacer las 5 comidas, gracias a Afectamur.
En diciembre de 2014, precisamente el 9 de diciembre fue la última vez que me autolesioné.
Estamos a febrero de 2015, voy a 4º de la eso aunque debería ir  primero de bachillerato pero después de todo lo que he pasado, me da igual estar este año en cuarto porque al menos he podido superar otras cosas. Nunca lo olvidaré está claro, nunca estará superado 100% pero la lección si estará aprendida.
 Ahora no puedo vivir la vida como cualquiera, puedo vivirla pero con cuidado de no recaer, con conciencia que a lo largo de mi vida puedo sufrir cualquier recaída pero tengo claro, que voy a tener cuidado.

Esto no es ni la cuarta parte de todo lo que he pasado pero es un pequeño resumen.

Quién quiere puede, sólo hace falta querer un poco.
 No se sale de la noche a la mañana pero se sale, lucha, no estás solo/a.
Los centros de pago ayudan muchísimo más que la seguridad social.

En la próxima entrada hablaré de que son los TCA y cómo se pueden prevenir, qué hacer ante un caso de trastorno de la Conducta Alimentaria.


Un abrazo muy fuerte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario